Pasión por el MAR

La playa de Saturraran en el País Vasco

PLAYA DE SATURRARAN

La playa de Saturraran pertenece al municipio Guipúzcoa del Mutriku, en el País Vasco.

Está situada en la bahía de Ondarroa, que comparte con la vecina playa de Arrigorri, justo en el límite de las provincias de Guipúzcoa y Vizcaya, al final del pequeño valle del Mijoa que desemboca en el borde izquierdo del arenal.

Sus arenas, de color dorado, se extienden por una longitud de 300 m hasta las rocas, unos picos de pizarra que se levantan en el mar, que la limitan por la banda Oeste. La anchura del arenal es de unos 90 m pero muy variable para las mareas. El cambio de corrientes debido a las obras del puerto vecino de Ondarroa han erosionado la parte Este de la playa dejando algunos guijarros, más apreciables en marea baja.

PLAYA DE SATURRARAN

La playa de Saturraran finaliza en la construcción conocida como Saturraran Zahar, una hermosa y singular caserío del siglo XVIII de alto valor histórico y única caserío marítima de la costa guipuzcoana, fuente de inspiración de relatos y novelas tales como Las inquietudes de Shanti Andia de Pío Baroja o Siete Relatos de José María de Areilza, conde de Mutriku y propietario de la casería. Hoy en día, Saturraran Zahar es propiedad de los sucesores del conde de Mutriku, lo mismo de las tierras adyacentes. A instancias de la asociación naturalista Mutriku Natur Taldea, el Servicio de Costas de Guipúzcoa del Ministerio de Medio Ambiente de España ha intentado que pasaran a ser propiedad pública, pero no ha sido posible debido a la elevada suma de dinero solicitado licitados por los propietarios

Las aguas, de calidad deficiente debido a los derrames en el Mijoa y en el Artibai, que desemboca en Ondarroa, así como la que proviene del puerto de esta localidad, disfrutaron de fama a principios del siglo XX y dieron lugar a la aparición de varios hoteles, establecimientos que fueron convertidos en cárcel de mujeres después de la Guerra Civil Española, por donde pasaron más de 4.000 presas políticas desde 1937 hasta el 1944, entre las que cabe mencionar en Rosario Sánchez Mora. Según los datos de la Sociedad de Ciencias Aranzadi, en la prisión de Saturrarán murieron 107 reclusas y 48 niños, tanto por los malos tratos que les infligieron las monjas de la orden de las mercedarias -encargadas de la custodia de la cárcel-, como por inanición, tifus y tuberculosis. Incluso se hizo desaparecer un centenar de niños. En 1943, un año antes de su cierre, aunque contaba con una población de 1.050 prisioneras, la mitad de todas las que había en el Estado. En 1944, se clausuró la cárcel y los edificios fueron cedidos a la iglesia Católica para su uso como seminario. De aquellas construcciones no queda ningún vestigio.

PLAYA DE SATURRARAN

La parte Este de la playa, una vez superado el tramo de rocas, se abre a la raza mareal que se alarga por la costa guipuzcoana. En este espacio si forman dos pequeñas calas y las que aguas, en mar abierto, mejoran considerablemente de calidad, en estos espacios está permitido el nudismo. De allí al Este, hacia Mutriku, se extiende el espacio conocido como Zazpi Hondartza (o, coloquialmente, Zazpi plaza) en euskara y como Siete Playas en castellano, que es el espacio puro de la raza mareal abierto bajo los acantilados. Espacio accesible en marea baja y de gran riqueza piscícola.

La fuerza del paisaje de este lugar, que sirve como telón de fondo en la vecina Ondarroa, ha dado pie a la creación de diferentes cuentos y leyendas sobre sus rocas y el mismo nombre del lugar.

Nos encontraras en:

Grumete, S.L.
Pasión por el MAR

Acacias, 2 (Urb. Corral Nou)
46119 Naquera (VALENCIA)